El paraíso existe

Fue muy rápido, inesperado, maravilloso. Semana Santa en Formentera. Rodeada de naturaleza, jugando a ser niña de nuevo con mi hija y encontrando el descanso y la inspiración que todo mi ser ansiaba desde hacía tiempo. Y todo gracias a mi buena amiga y colaboradora Daniela Cavestany.
Lo cierto es que llevaba dos años sin vacaciones y dedicando a mi hija menos tiempo del que hubiera deseado. Durante estos últimos años he viajado mucho, sí, pero siempre por trabajo, nunca por placer. Me sentía tremendamente saturada, además de cansada. Mi cuerpo y mi mente me pedían a gritos una desconexión renovadora. Y la buena y bella Daniela me la brindo.
Yo sabía de su “Casa Daniela”, en Formentera. Lo que no sabía era lo mucho que la estancia allí le iba a regalar a mi espíritu. Solo ver la casa me di cuenta de que aquello era un remanso de paz, en perfecta armonía con la naturaleza. El lugar ideal para descansar, recuperar la energía y reencontrarme con la inspiración necesaria para crear los nuevos diseños de la próxima temporada otoño – invierno. Pero lo más importante: estaba en el lugar ideal para que aflorara la niña que todas llevamos dentro y jugar, jugar mucho con mi hija.
No es necesario cruzar la puerta para percibir que el lugar es especial. Más allá del entorno, el silencio y las vistas, sorprende la arquitectura, el paisajismo y el estilismo. El buen gusto, la experiencia y el culto al detalle de Daniela se dejan sentir en todo momento. Al cruzar el umbral de la puerta, las sorpresas se suceden una tras otra. No te las descubriré aquí, prefiero guardar el secreto por si algún día te hospedas en la casa. Sólo te avanzo que es un continuo de detalles que crean una atmósfera muy “Federica Cui”: poética, sensual y con un punto de espiritualidad. ¡Me encantó!
Los días pasaron en el paraíso y de vuelta a casa agradecí a Daniela la invitación. Queda el recuerdo de los sentidos despertando, de los buenos momentos compartidos con mi hija, de la llegada de la inspiración creativa, de las noches de cielo luminoso, del traslúcido azul del mar y la seca aridez de aquella tierra isleña…
Revitalizada, contenta y feliz he retomado mi día a día en Barcelona. En mi interior guardo el recuerdo de esta extraordinaria y recomendable experiencia en ”Casa Daniela Formentera”. Sin duda, las creaciones Federica Cui que estoy preparando para la próxima temporada llevarán la esencia de Formentera en su génesis.
¡Gracias, Daniela!

Información sobre Casa Daniela Formentera: www.casadanielaformentera.com
Estilismo y decoración de espacios: http://www.casasbydaniela.com/

Leave a reply

Your email address will not be published.